Las múltiples ramas de la biotecnología

La industria biotecnológica ha sido noticia esta semana en la prensa económica de todo el mundo, debido a dos acontecimientos de distinta índole. El acuerdo de compra entre la farmaceútica francesa Sanofi-Aventis y la empresa de biotecnología estadounidense Genzyme parece inminente, según informaba el ‘Financial Times’, tras haber subido la oferta inicial hasta los 20.000 millones de dólares. Sanofi quiere apostar por los medicamentos para las “enfermedades raras”, aquellas que tienen una incidencia menor a 5 casos por cada 100.000 habitantes, de origen genético y cuya cura, por lo tanto, depende de la investigación biotecnológica. Genzyme es en este ámbito un valor seguro: con 11.000 empleados y una catálogo de 22 productos, la empresa radicada en Massachussets ocupa el puesto número tres en el ránking de firmas biotecnológicas.

En clave menos positiva, Pfizer, otro gigante del sector farmaceútico, clausuraba su centro de investigación y desarrollo de Sandwich, en Inglaterra. La planta cerrada era una de las joyas de la corona del sector de la alta tecnología británica, según ‘The Wall Street Journal’. A partir de la noticia, el diario estadounidense reflexionaba sobre el futuro de la investigación de vanguardia en Reino Unido, concluyendo que los medicamentos más innovadores provendrán, en los próximos años, del ámbito de la biotecnología, debido a que que el coste de su desarrollo es menor.

                                             

Pero la alianza entre la tecnología y la biología no agota su campo de acción en la medicina, pues nuevos descubrimientos relacionados con la alimentación han sido realizados precisamente por el Biotechnology and Biological Sciences Research Council, también británico. “Cómo las hortalizas pueden darte ese brillo dorado”, titulaba ‘The Guardian’ la noticia en la que nos contaba las conclusiones de un estudio: el carotenoide, un antioxidante responsable del color rojo de frutos como el tomate o los pimientos, ayuda a tener un aspecto más saludable. El hallazgo podría promover el consumo de hortalizas y la creación de líneas de productos alimentarios ricos en carotenoide.

España cuenta con dos importantes plataformas para la promoción de la biotecnología, que dan cuenta del amplio abanico de posibilidades que el sector ofrece. Por un lado, la Asociación Española de Bioempresas o ASEBIO nos ilustra en su web sobre los beneficos de la biotecnololía en ámbitos como el farmaceútico y el alimentario, pero también el cosmético, el textil, el químico, el medioambiental y el veterinario. Y por otro lado, la feria Biospain se ha convertido en un encuentro de referencia en el sur de Europa. La última edición tuvo lugar en Pamplona el pasado otoño, y contó con 1.400 asistentes procedentes de todo el mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tecnologías. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s