Reino Unido renueva su política energética

Los días previos a que el gobierno de Cameron anunciara su determinación de seguir los consejos del Comité para el Cambio Climático, y apostar por la reducción de gases contaminantes, varias voces exigían que se tomara esa dirección. El 16 de mayo, uno de los miembros del citado comité, firmaba un artículo en ‘The Guardian’ en que alertaba a Cameron de que si no se apostaba ahora por un firme compromiso con las energías renovables, la atracción de inversión se desinflaría de tal modo que Reino Unido perdería una ocasión “crucial” para liderar la producción mundial de energía verde. En otro artículo, se hablaba de “oportunidad” de oro” para que el país sea el abanderado en el campo de las energías sostenibles en los próximos veinte años.

Mientras, en Escocia, un grupo de activistas protestaba por lo que consideraba la ‘muerte’ de las Highlands, esa zona escarpada y de gran belleza, en la que el primer ministro escocés, Alex Salmond, quiere instalar un parque eólico de 33 turbinas. Nunca llueve, o sopla el viento, a gusto de todos, pero estas protestas indican también el interés de los gobernantes por las renovables. Más información, en este enlace.

Un interés que, tras el sí pronunciado por el ministro de Energía, Chris Huhne, el pasado miércoles 18, renueva el compromiso de Reino Unido de reducir sus emisiones contaminantes a niveles anteriores a 1990, en el periodo comprendido entre 2023 y 2027. Un cambio de paradigma que afectará a la producción de energía, más ligada a los recursos renovables (eólica, solar…), pero también al transporte, a la construcción, al sector manufacturero e incluso a la ganadería. El ‘carbon budget’ es el nombre del presupuesto que dotará de fondos a esta nueva política.

Para lograr esos objetivos, la coalición que lidera David Cameron deberá invertir en nuevos parques eólicos, tanto en el interior como en la costa, y en otras infraestructuras renovables. Una de las que se postula como alternativa de peso es la mareomotriz,  como defiende un artículo publicado en ‘The Guardian’, que se refiere a ella como “el secreto mejor guardado de Reino Unido”. La fuerza de las mareas de los fondos marinos que rodean a Gran Bretaña no tienen parangón, según el artículo, por lo que la apuesta por este tipo de energía, no tan cara de explotar como se tiende a pensar, puede ser una de las apuestas clave de esta nueva etapa en materia energética.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Renovables. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s