Un panorama con muchas energías

El ‘Financial Times’ publica esta semana un especial sobre el panorama de la industria energética,  en el que se aborda el estado y futuro inmediato de fuentes tan diversas como las renovables, los combustibles fósiles o la energía obtenida a partir de residuos. 

Si  hay un concepto que afecte a todo el sector por igual, ése es el de innovación. El inagotable apetito energético del mundo y  el temor de los políticos a ver aumentada las facturas eléctricas de empresas y particulares obliga  a la industria a innovar continuamente: hay que encontrar formas más eficientes de producir energía, tanto en el ámbito de las renovables como en el de los combustibles tradicionales. Generadores eólicos con más capacidad, o nuevas técnicas  menos contaminantes para extraer gas y  petróleo mediante el ‘fracking’ son claros ejemplos de innovación. A su vez, los adelantos tecnológicos permiten llegar areservas cuyo acceso estaba vedado hasta hace poco: en la costa atlántica de Brasil se ha comenzado a extraer petróleo y gas de bolsas situadas a 2.200 metros de profundidad.

A la par que las renovables se consolidan, se encuentran con nuevos desafíos. Uno de los más importantes es consiguir el equilibrio entre oferta y demanda. El problema es que, a diferencia de otras fuentes energéticas, no se puede disponer a voluntad del sol o el viento, dependientes de la climatología y sus oscilaciones. A ello se une que la demanda suele aumentar precisamente cuando la oferta es menor: la industria eólica de Reino Unido estima que en los días fríos, su producción energética baja hasta el 10% de su mayor capacidad. Para compensar las caídas en la demanda se puede recurrir a fuentes tradicionales, como el gas. En este sentido, Siemens y General Electrics han desarrollado un nuevo tipo de plantas, las denominadas centrales de ciclo combinado, capaces de generar mucha más energía con un impacto medioambiental inferior a las clásicas centrales.

La importancia del gas como ‘commodity’ energética ha sido corroborada por una importate operación aprobada esta semana. La petrolera estadounidense Chevron invertirá 28.000 millones de dólares en un proyecto que desarrollará en Wheatstone, en la costa oeste de Australia, donde espera obtener 25 millones de toneladas de gas licuado al año. Con este yacimiento, Australia sobrepasará a Catar como mayor productor mundial de gas licuado.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Energía, General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s