‘Invest in Spain 2011’: así ve el ‘Financial Times’ a España

‘Invest in Spain2011’titula hoy el ‘Financial Times’ un extenso informe dedicado a España compuesto por diferentes reportajes.

En el plano político, se habla de Mariano Rajoy como el “líder que espera que haya llegado su momento”.  El corresponsal traza un semblante del jefe de filas de la oposición, describiendo su personalidad, trayectoria y posibilidades de éxito en las próximas elecciones. Es Rajoy un líder político falto de carisma, con una retórica no muy brillante y una tibia voluntad política. Todo ello provoca que incluso en medio del descrédito de Zapatero y Rubalcaba por su gestión de la crisis, la valoración de los socialistas sea superior a la del popular. En clave positiva, los partidarios de Rajoy consideran que es un político competente, mientras que los empresarios conservadores esperan fervientemente el cambio de rumbo que el PP pueda imprimir al país. Rajoy intenta dar una imagen moderada, alejada de su predecesor Aznar. Las líneas generales de su política económica son: una reestructuración del sector bancario, riguroso control del gasto público, liberalización de la legislación laboral e incentivos para las pequeñas empresas.

 “Una nación que busca una escapatoria” es el titular del reportaje sobre la marcha económica del país. La compra de bonos españoles por el BCE apenas ha relajado el ambiente en las últimas semanas. Durante este tiempo, la  mejor noticia para la economía española ha sido el empeoramiento de Italia, hacia la que se dirigen ahora los peores augurios. El FT se pregunta por las causas del desastre: desde el colapso de Lehman Brothers en 2008, los mercados financieros han demostrado que pertenecer a la UE tiene más perjuicios que beneficios para las economías más débiles como la española. Es España la cuarta economía de la eurozona, su renta per cápita se sitúa en la media europea, y sus infraestructuras y transportes están entre las más avanzadas de la Unión. La convergencia con el euro fomentó, sin embargo, la creación de una burbuja inmobiliaria en detrimento del aumento de la capacidad competitiva del país, y  ahora no se dispone de la capacidad de devaluar la divisa para fomentar las exportaciones. La salida ha sido, hasta el momento, reducir el gasto público y el déficit, para recuperar la confianza de los mercados. La pregunta en qué grado dañará ello a la la recuperación económica.

En cuanto a las relaciones internacionales, se presta espacial atención a las que se mantienen con Portugal. Antes que como una oportunidad, Portugal siempre ha visto a sus vecinos españoles como una amenaza. Pero la crisis ha obligado a ambos estados a mirar más allá de sus prejuicios, lo que está generando cambios en sus relaciones comerciales. Según datos del Instituto de Comercio Exterior español, la inversión bruta del país en Portugal alcanzó en 2010 los 4.800 millones de euros, una subida del 1,1% respecto al año anterior.  Las inversiones lusas, en cambio, cayeron un 51%. Aunque estos datos parecen reflejar la relación histórica entre ambos países, hay otras figuras que contradicen esta visión: en el mismo ejercicio las exportaciones portuguesas aumentaron con mayor fuerza que las españolas. Según declaró la ministra Elena Salgado el pasado año en una cumbre bilateral, 1.400 empresas españolas operan en Portugal, con inversiones por 20.000 millones de euros, mientras que, a la inversa, 400 firmas portuguesas radicadas en España invierten cada año 15.000 millones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Resúmenes de prensa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s