RESUMEN ECONÓMICO DE 2011 POR PAÍSES

1.      Brasil, nuevos desafíos de un gigante emergente

En marzo conocíamos los datos sobre la actividad económica de Brasil en 2010, y de las que daba buena cuenta ‘The Economist’. La economía del país sudamericano se expandió un 7,5%, superando a Italia como séptima potencia mundial. En cuanto a la renta per cápita, Brasil cerró el año superando también a México. Brasil ha comenzado a reivindicar una voz cada vez más importante en el comercio mundial. Según el ‘Financial Times’, el gigante latinoamericano es el mayor exportador del mundo de café y azucar, el segundo de soja y el tercero de maíz, y tiene un amplio margen para mejorar sus cosechas, gracias a la extensión de sus terrenos cultivables. El gobierno del país  se encuentra, no obstante, ante un dilema: necesita la inversión extranjera para desarrollar su agricultura, pero quiere limitar la acción de los especuladores. Por ello está trabajando en una reforma legal que dificulte el acceso a compañías y especuladores foráneos al servicio de Estados extranjeros, y que estimule la llegada de dinero del auténtico sector privado. Por otro lado, ‘O Globo’  recogía en sus páginas el empeño del ejecutivo de Dilma Roussef por luchar contra la competencia que supone la masiva entrada de productos procedentes de China, a precios muy baratos. Esta entrada torrencial se considera competencia desleal, por lo que se estudia una nueva valoración aduanera que fije un valor tributario a los productos excesivamente baratos.

 2.      La fiabilidad de Alemania

La oferta que en marzo realizaba la canciller AngelaMerkelpara contratar a profesionales de alta cualificación del Europa del sur y del este reforzaba aún más la posición de Alemania como referencia económica en tiempos inestables. Mientras Reino Unido se acercaba  a nueva  recesión según informaba ‘The Times’, el país reunificado en 1989 seguía gozando de una salud de hierro. Al conocer el dato de un crecimiento del 3,6% del PIB en 2010, el ministro de Economía, Rainer Brüderle, aseguró que “la locomotora alemana marcha otra vez a toda máquina”. Motivados por este magnetismo, el diario británico ‘The Guardian’ enviaba a una pareja de redactores para analizar in situ la realidad de esta potencia, desde varios enfoques. Los enviados especiales visitaron Múnich y otros puntos de la región de Baviera, área de gran pujanza industrial tras la Segunda Guerra Mundial, tras la práctica destrucción de Berlín. En esta zona del sur del país, la recuperación de los efectos de la crisis global ha sido rápida. Empresas como Recaro, fundada en 1906 y que fabrica piezas para aerolíneas, continúan produciendo a buen ritmo, gracias a una buena cartera de clientes en China y otros países emergente y a la reconocida calidad de sus productos. El artículo analiza el caso de Recaro y las sitúa en la misma situación que otras muchas pymes germanas, que “emergen intactas de la recesión”.

 3.      China despunta también como consumidor

Todos conocemos la potencia de China como país exportador, pero el crecimiento de su consumo interno pasa a menudo desapercibido. En abril, el  ‘China Daily’ informaba de un aumento del 21% del volumen de venta, durante 2010, en las cadenas de tiendas y franquicias del país. Este incremento deja una cifra de negocio de 253.000 millones de dólares, que da muestra de la envergadura de un sector, el del pequeño y mediano comercio, de gran fortaleza.

Los productos tecnológicos son los de mayor demanda (la cadena con más éxito fue Suning Appliance), pero China también es buen escenario para el comercio de productos de lujo. La clase media siente gran avidez por estos artículos cotizados y el país ofrece una infraestructura óptima para su desarrollo, a diferencia de otros países emergentes, como la vecina India.Elcaos reinante en muchas de sus urbes hace que marcas como Louis Vuitton se decanten por China, donde poseen 35 tiendas, en lugar de India, con sólo tres establecimientos, como detalla ‘Le Monde’.

 4.      África aparece en el horizonte  

La crisis puede ser una oportunidad para lugares habitualmente marginados por la economía. África constituye un buen ejemplo de ella: en junio, el ‘Financial Times’  informaba del récord de inversiones del grupo Helios Investment Partners, que ha creado  un fondo de 900 millones de dólares destinado a África. Países de demostrado potencial como Brasil no ocultan su interés por el continente negro, que además de ser fuente de recursos naturales, empieza a ofrecer un flujo de consumo apetecible. La compañía Obebrecht, consciente de esta realidad, está construyendo inmuebles residenciales y comerciales en Luanda, capital de Angola. Mientras, el líder mundial de la distribución, Walmart, acaba de adquirir la cadena Massmart, con la intención de asentarse en África del Sur y expandirse, en una segunda, fase por el resto del continente, apuntaba también  ‘The Finantial Times’.

 5.      El potencial de Latinoamérica

 Con más de 577 millones de habitantes repartidos entre 21 países, América Latina es una de las regiones del mundo más dinámicas y complejas en los albores del siglo XXI.  ‘El Universal’ informaba de las innovaciones de Colombia para la producción de biogas a partir de estiércol. Este proceso químico se logra a través de un biodigestor, dispositivo que aprovecha la conversión anaeróbica de las bacterias, transformando así el excremento animal en combustible. Estudios realizados por la Asociación de Porcicultores de Colombia indican que se puede llegar a producir, por cada mil kilogramos de peso de cerdo, hasta 4,8 kilogramos de sólidos volátiles por día, que al ser digeridos por la bacteria se convierten en dos metros cúbicos de biogas.

En julio conocíamos un dato económico excelente para México: Grupo Aeroméxico, la aerolínea más importante del país, transportó a más de 3,5 millones de viajeros en el periodo comprendido entre abril y junio de 2011. La cifra representaba un incremento del 36% para la aerolínea mexicana con respecto al mismo periodo en 2010, del que un 74,6% corresponde al mercado nacional y un 25,4% a los viajeros internacionales.

Por otro lado, en el ‘Financial Times’ leíamos que los inversores extranjeros estaban apostando por Perú. Telefónica, Glencore y América Movil han recibido con optimismo el nombramiento del nuevo gabinete del recién elegido presidente, Ollanta Humala. Ismael Benavides, ministro de Economía, se ha manifestado a favor de potenciar la inversión extranjera: “Estamos hablando con grupos mineros, petroleros y petroquímicos, aunque también la construcción está paralizada”, ha declarado.  El guante ha sido recogido por Telefónica, que el pasado miércoles anunció sus planes de inversión de 1.500 millones de dólares en el país andino durante los dos próximos años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s