El buen momento de la industria del alcohol

La industria de bebidas alcohólicas atraviesea por un buen momento, según los datos que hemos conocido en los últimos días. Desde el vino al whyski, pasando por la cerveza, están capeando la crisis con buena salud, gracias a la globalización del consumo.

En efecto, la caída de la demanda en los mercados tradicionales está siendo compensada por el incremento en los emergentes. Tal es el caso de Budweisser: mientras el consumo en su mercado doméstico, el estadounidense, desciende, la cervecera  está atrayendo nuevos consumidores en países tan importantes como China, Brasil y Rusia. En 2011, la facturación fuera de los EEUU creció un 20%. Los responsables de márketing de la empresa atribuyen el éxito de ventas en los mercados internacionales a que el producto se asocia con el sueño americano. Algo similar sucede con el whisky escocés, que está causando furor en  en Asia, África, Latinoamérica, Europa oriental y Oriente Medio. Los gigantes del sector, empresas como Diageo PLC y Pernod Ricard SA se frotan las manos ante la constatación de que, en palabras del presidente ejecutivo de Diageo,  “la industria del whisky está disfrutando de un periodo de tremendo crecimiento en todo el mundo”.

El vino goza de datos especialmente positivos porque, sin que su consumo descienda en sus mercados históricos, está adquiriendo un peso cada vez mayor en China. Según hemos leído en ‘Le Monde’, en 2011 Estados Unidos se convirtió en el país del mundo que más vino demanda, superando a Italia y Francia, aunque, como señalábamos, la importancia de  China es cada vez mayor. Con un consumo de 311 millones de barricas (de 9 litros cada uno), EEUU se coloca en primera posición con un crecimiento calculado para el periodo 2011-2015 del 10%. Francia se mantiene como el país que más consumo por cabeza registra (con 54 litros persona/año), levemente por delante de Italia (53 litros persona/año).

España debería, como uno de los mayores productores mundiales, felicitarse por esas cifras. Precisamente el vino español protagonizaba el artículo semanal de Will Lyons, especialista en la materia del ‘WSJ’. España tiene, a juicio de Lyons, una de las producciones vinícolas más fascinantes del mundo. Varios de los mejores caldos actuales proceden del noroeste hispano, y están siendo elaborados de forma artesanal, por productores pequeños y frecuentemente jóvenes. Destaca el uso de variedades de uva como la albillo, graciano o mendia, en un país que lleva produciendo vino 3.000 años y que disfruta de una gran variedad en su oferta, gracias a su diversa geografía.

Reino Unido podría ser una nueva oportunidad para el sector español, ya que, según hemos leído en ‘The Guardian’, los británicos cada vez consumen más vinos espumosos en detrimento del champán francés. En 2011 se registró un descenso en las exportaciones a Gran Bretaña del 2,7%. A nivel global, no obstante, las ventas aumentaron un 7%.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s