LA INDUSTRIA DEL FUTURO, CADA VEZ MÁS PRESENTE

En la denominada ‘era de la información’, las redes sociales y la economía especulativa se tiende a olvidar  (con demasiada frecuencia) que la industria constiyuye el verdadero pilar del sistema productivo moderno. En ese sentido, las revoluciones económicas sólo se dan cuando los avances tecnológicos penetran en el sector manufacturero, un acontecimiento que según el número de esta semana de ‘The Economist’  ya se está produciendo.

El semanario británico dedica su portada a lo que denomina la ‘tercera revolución industrial’, recién iniciada, y que vendría a culminar la primera, producto de la introducción de la producción fabril en la elaboración de tejidos, y la segunda, que corrió a cargo de Henry Ford y el trabajo en cadena que  instauró en la fabricación de automóviles. En la actualidad, la producción manufacturera está digitalizándose, gracias a la aplicación de las tecnologías más vanguardistas, especialmente las relacionados con el trabajo a través de la web, los nuevos softwars y la imprenta de tres dimensiones. Las fábricas del futuro no emplearán a un gran número de obreros, sino a un puñado de ingenieros hipercualificados que producirán, a través de la tecnología, el mismo número de mercancías que antaño requerían de la participación de muchas más personas. Nuevos medidos de fabricación, nuevos materiales y nuevas formas de organización serían, por tanto, los detonantes de la ‘revoución’.

En cuanto a los medios productivos, una innovación es la que genera  mayores expectativas: las imprentas 3D o de tres dimensiones. Este tipo de máquinas funcionan de modo similar a las imprentas tradicionales, ya que materializan un objeto diseñado en un ordenador, aunque con la peculiaridad de que imprimen en tres dimensiones, es decir, construyen físicamente el diseño. Proceden mediante la ‘manufactura por adición’, superponiendo capas de diferentes materiales hasta conseguir el producto deseado. El potencial de las imprentas 3D es enorme, ya que permiten que la producción no tenga que ser necesariamente de series de mercancías idénticas entre sí, sino que pueden personalizarse, o variar dependiendo de las exigencias de cada momento.

En el ámbito de los materiales, uno de los que más interés está despertando en un gran abanico de empresas manufactureras es la fibra de carbono. En el sector aeronáutico, tanto Airbus como Boeing  llevan tiempo usándola porque, al ser tratada con resina epóxica, es tan resistente como el acero, aunque pesa la mitad. Fue McLaren, el equipo de fórmula 1 , el primero en fabricar un coche con una estructura de fibra de carbono, en el año 1981. Tres décadas más tarde, BMW prepara el lanzamiento al mercado de una gama de automóviles de motor híbrido y eléctrico, y cuya estructura ha sido construida con fibra de carbono.

Image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s