Análisis Masscom: de los Juegos de Londres a la Olimpiada de Río

17/08/2012. El pasado domingo Londres clausuraba la XXX edición de los  los Juegos Olímpicos, cediendo el testigo como próxima sede a Río de Janeiro. Es un buen momento para realizar el balance económico de la gran fiesta del deporte, extraer las conclusiones pertinentes y comenzar a preparar la cita de Río.

Para el comercio británico el impacto de los JJOO ha sido positivo, a pesar de las noticias alarmantes de los primeros días, en que se hablaba de West End de Londres parecido más a una ‘ciudad fantasma’ que un barrio comercial. Pero tras el  titubeante arranque y conforme avanzaron los Juegos, los visitantse se animaron a ir de compras, dejando un “ligero” aumento en la actividad del sector. Los triunfos de los atletas británicos, la llegada del sol y el buen funcionamiento de la red de transporte estimularon las ventas  de “alimentos, bebidas, ‘souvenirs’ y ropa”, según relataba el portavoz de British Retail Consortium en las páginas de ‘The Guardian’.

También las grandes marcas foráneas han sabido sacar partido de unos de los eventos más seguidos en todo el mundo, haciendo de los Juegos su escaparate particular. Una de las más beneficiadas en término de imagen ha sido Adidas,  gracias sobre todo a los éxitos del equipo olímpico de Gran Bretaña, al que ha vestido. Dr Dre, fabricante de auriculares, tuvo la sagaz iniciativa de regalar  sus productos a atletas de la talla Tom Daley o Michael Phelps, consiguiendo una publicidad gratuita de enorme impacito. La cadena de restaurantes McDonald’s ha sacado provecho del gusto de los deportistas por sus hamburguesas y por colgar fotos de sus menús en las redes sociales.

Para la española Ferrovial, los Juegos dejan un sabor agridulce. BAA, su filial que gestiona los aeropuertos británicos, ha visto como el número de pasajeros se reducía un 4,4% en julio, fundamentalmente en la segunda mitad. Colin Matthews, presidente ejecutivo de la empresa, ha achacado el descenso a que los londinenes decidieron permanecer en Londres para asistir a los Juegos. En clave positiva, sin embargo, tras la clausura del evento el aeropuerto de Heathrow registró un tráfico de 116.000 personas, muy cerca de las 123.000 que marcan su récord histórico.

Y cuando todavía resuenan los ecos del espectáculo musical con el que Londres se despedía de la fiesta del deporte, Brasil aprieta el acelerador de cara a la edición que se celebrará dentro de cuatro años. Según hemos leído en ‘WSJ’, Dilma Roussef  ha anunciado el lanzamiento de un ambicioso programa de modenización de las infraestructuras para el transporte. Con una inversión de 39.620 millones de dólares en cinco años, y  hasta 133.000 en veinte años, el gobierno intentará dotar al  país de las comunicaciones necesarias para los Juegos . Entre algunos de los proyectos más importantes se encuentran la construcción de 7.500 kilómetros de carretera y 10.000 de via férrea.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s