Análisis Masscom: resumen del especial de FT sobre la empresa española

‘Financial Times’ ha publicado un especial sobre las virtudes de los negocios españoles. Desde perspectivas diferentes, se reivindica la pujanza de algunas firmas, de mayor o menor tamaño, que están sobreviendo a la crisis con una amplia gama de estrategias.

La nueva relación de España con Sudamérica quedó escenificiada en la última cumbre latinoamericana, celebrada en Cadiz. En el nuevo contexto, Brasil  constituye el paradigma de potencia emergente en la región, con un mercado cotizado por empresas de todos los ramos que quieren parte del pastel del billón de dólares en inversiones programadas de cara a los mundiales de fúbol de 2014 y los juegos olímpicos de 2016. España cuenta con una posición privilegiada, ya que viene siendo el tercer inversor extranjero en el país, sólo por detrás de Estados Unidos y Reino Unido. El artículo desgrana la trayectoria de las firmas españolas más exitosas en Brasil, como Banco Santander, OHL, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Repsol, Telefónica e Indra.                                                                       

La apuesta por reforzar la presencia de las firmas españolas en el extranjero es una de las consecuencias más palmarias de la crisis. Hace apenas una década, este proceso de internacionalización parecía un lujo que pocos negocios se podían permitir, pero hoy es un “imperativo estratégico” que alcanza a firmas de tamaño mediano y pequeño, como la productora navarra  de cubiertas de embutido Viscofan, o el fabricante de guiarras toledano Manuel Rodríguez. El año pasado, el 61% de los 207.000 millones de euros de ingresos que generaron las empresas de mayor tamaño procedía del extranjero, siendo Latinoamérica el área con mayor peso.                                                                                                                                              

Para los gigantes del sector bancario, Latinoamérica es su nuevo el Dorado.  En 2011, BBVA y Banco Santander obtuvieron más beneficios en Sudamérica que  en España, un desequilibrio que seguirá aumentando en 2012 ya que, según las estimaciones de Credit Suisse, 5.000 de los 7.000 millones de euros en beneficios que cosechará la entidad presidida por Emililo Botín procederán de allí. Sólo en Brásil, Banco Santander consigue más ingresos que la suma de sus operaciones en la UE. BBVA ha preferido concentrarse en México, donde se observa una expansión gradual de su presencia,  en un país donde sólo un tercio de la población utiliza los servicios bancarios.                                                                                                                                                                                                                                   

Al margen de las ventajas que para las empresas españolas tiene la inversión en Latinoamérica, algunas han experimentado verdaderos quebraderos de cabeza. Este año, sin ir más lejos, Repsol vivía una “experiencia traumática” al ver como su unidad YPF era nacionalizada por el gobierno argentino, con Cristina Fernández a la cabeza. En Bolivia, el ejecutivo presidido por Evo Morales decidía expropiar a Red Eléctrica su división local. Poco hay que puedan hacer ambas empresas puesto que, en el mejor de los casos, tendrán que esperar años para poder percibir algo en concepto de indemnización. Latinoamérica parece un terreno especialmente abonado para este tipo de situaciones, aunque ello no merma en exceso su atractivo para las inversiones foráneas.   

No sólo el idioma aproxima Latinoamérica a España, opina el profesor en la Iese Business School Jaume Llopis en otro artículo.  Son también lazos culturales compartidos durante siglos. Ello facilita la comunicación entre empresarios españoles y sudamericanos, ya que, según Llopis, las emociones son importantes cuando vas a hacer negocios. “La cultura empresarial es mucho más informal y menos rigurosa que en otras partes del mundo”, añade.                                      

La empresa hispana también miran hacia los mercados asiáticos, donde destacan China e India como los países más poblados del mundo. La Cámara española de comercio en China cuenta con 473 miembros, mientras que el organismo equivalente en India tiene 150. A India precisamente arrivaba hace poco más de un mes el rey don Juan Carlos, encabezando una misión comercial que buscaba estrechar lazos entre ambos países porque, pese a que haya sufrido cierta desaceleración, la economía india crecerá este año en torno al 5%. Gamesa ha comenzado a manufacturar en India, por ejemplo, en la ciudad de Chennnai, o la vasca  Walter Pack, que produce piezas para coches, tiene una planta en Pune, al oeste del país.

En Europa, destaca la presencia de empresas españolas en Reino Unido ,  muy perceptible: el aeropuerto de Heathrow está gestionado por Ferrovial; Banco Santander es uno de los bancos de las ‘high streets’ más importantes; Inditex cuenta con 64 establecimientos a lo largo y ancho de todo el país; millones de británicos hacen sus llamadas a través de O2, filial de Telefónica; e Ibedrola se ha convertido en una las empresas punteras en renovables tras hacerse con Scottish Power.                                                                                                                                                             

Pero no sólo de internacionalización vive la empresa española.               Algunas han decidido mantener su producción en España, estimuladas por la caída de los costes laborales y su continua escalada en Asia. El ajuste de los sueldos debería provocar un aumento de la competitividad, expandiendo las exportaciones. Así, según los datos del gobierno, las ventas al exterior alcanzarán este año el valor de 214.500 millones de euros, con un incremento del 25% respecto a los últimos cinco ejercicios. Inditex es el caso paradigmático de la apuesta por la producción en casa.                                                                                                                                                 

En áreas no tan estrictamente económicas, FT se interesa por los proyectos educativos, en un artículo sobre la reunión celebrada el pasado mes en Cartagena, Colombia,  en la que se abordaron las últimas innovaciones para diseminar el conocimiento más allá de los límites institucionales y geográficos. España y Latinoamérica están volcánose hacia internet para intercambiarse conocimientos y enriquecerse mutuamente, dice el artículo, con la apuesta decidida por plataformas de enseñanza on-line, como la que ofrece la UNED y, a partir de febrero, un portal más grande aún que lanzarán Telefónica y Universia, que conectará a 1.216 instituciones educativas de Portugal, España y América Latina, promovido por la Santander Universities Global Division.

 El sector de la abogacía también merece los elogios del diario británico. No en vano, los abogados españoles han sido protagonistas este año en los premios  ‘Financial Times Innovative Lawyers’ s’, con despachos como Garrigues, Uría Menéndez  y  Cuatrecasas o Gonçalves Pereira, copando las primeras posiciones de los bufetes más prestigiosos,  sin contar los de Reino Unido. Parte de la explicación de esta “resiliencia” se explica por el hecho de que la competencia internacional llegó más tarde a España que al resto de los países.            

 Stock market plunges

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Banca, Comercio, Eléctricas, Imagen de España, Industria, Infraestructuras, Países, Textil. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s