Análisis Masscom: consumo privado o gasto público, el dilema de China

China ha sido la protagonista del especial semanal de Financial Times. La renovación de sus cuadros dirigentes también merecía un análisis en The Economist.

En el semanario británico se aproximan al futuro económico del gigante asiático desde una perspectiva política. Conclusión: la designación de un nuevo Comité Central del Partido Comunista Chino no implica que la política económica vaya a variar un ápice, al menos a corto plazo. Según las primeras declaraciones de Xi Jinping, elegido como presidente del Partido, las medidas fiscales seguirán siendo “proactivas” (no demasiado estrictas) y las monetarias “prudentes” (no demasiado holgadas). Desde que comenzara la crisis en 2008, las respuestas de los dirigentes chinos han sido diferentes programas de gasto público, ensayando “uno de los experimentos keynesianos más importantes de la historia”. Los próximos programas serán más modestos, mientras que las tasas de interés no bajarán en exceso, interpreta The Economist.

Financial Times dedica el artículo más amplio de su especial a la ambigüedad de las autoridades chinas en materia económica durante 2012: aunque al principio dieron pasos en la senda de la un crecimiento más sostenible, en las últimas semanas la tendencia ha sido la contraria. Así, durante los primeros tres trimestres del año el consumo privado fue el principal motor de crecimiento, una tendencia inédita para una economía excesivamente dependiente de las exportaciones. En el último trimeste, sin embargo, una vez que el gobierno quiso remedar la ralentización de la economía, se produjo un viraje, con un aumento del gasto público para reactivar la actividad, sobre todo en infraestructuras. Como resultado, la economía china presente un buen comportamiento en 2012, pero gracias más a la inversión pública que al consumo privado.

El consumo privado será, no obstante, fundamental para el devenir no sólo de la economía china, sino mundial. No en vano, China se ha convertido para las grandes automotrices en la nueva tierra prometida, allí donde esperan equilibrar positivamente el desastroso comportamiento de los mercados occidentales. Por esa dependencia, cualquier tasa de crecimiento en el consumo que no sea estratosférica es contemplada como una decepción. En los últimos cinco años, China ha sido la responsable de una tercera parte del incremento de ventas en todo el mundo, con unas subidas del 46% en 2009 y 32% en 2010 que hicieron del gigante asiático el mayor mercado automovilístico mundial. La ralentización en 2012 ha disparado las alarmas.

El auge del consumo privado viene de la mano de la emergencia de una nueva clase media, proclive a disfrutar su tiempo libre. El aumento del gasto en turismo y viajes un hábito revolucionario para en un pueblo tradicionalmente obsesionado con el trabajo y el dinero ‘en sí mismo’. Temas como la ‘calidad de vida’ han dejado de ser interpretados como contaminaciones occidentales, y ocupan un creciente espacio en las preocupaciones del ciudadano medio. Por ese motivo se están construyendo más espacios verdes en las urbes, o desarrollando políticas respetuosas con el medio ambiente.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis, General, Países. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s