Análisis Masscom: España, entre el optimismo y la cautela

El optimismo sobre la evolución económica de España mostrado por los miembros del ejecutivo en los últimos días ha sido matizado por la prensa internacional, más partidaria de  atemperar la euforia y mantener la prudencia.

‘The Economist’ ha dedicado un comentario  en su edición semanal. En él, constata cómo representantes del gobierno de España han sacado pecho por el abaratimiento de la deuda soberana, asegurando que es el primer síntoma de las recuperación económica del país. La creación de puestos de trabajo, sostienen desde el ejecutivo, estaría a la vuelta de la esquina, gracias a las reformas laboral y bancaria. El semanario británico considera que esa visión es excesivamente optimista porque, aunque las exportaciones están creciendo, el PIB del país se contraerá en 2013 entre un 0,5% (según las previsiones del gobierno) y un 1,5% (según el parecer mayoritario de los analistas). Los españoles siguen padeciendo una tasa de desempleo monstruosa, del 26,6%, mientras que el activo de las familias más valioso, sus casas, se ha devaluado un 20%. La confianza de empresarios y comerciantes sigue bajando. El malestar de la sociedad española se traduce en las encuentas en el pobre respaldo a PP y PSOE, los dos partidos mayoritarios.     

Financial Times titulaba sin ambages “España esquiva el rescate, pero las dudas se mantienen”. La noticia cuenta que desde que el pasado verano el BCE anunciara su programa para combatir la crisis, los analistas han insistido machaconamente que España solicitaría tarde o temprano el rescate, y que se repetiría la historia de Grecia, Irlanda y Portugal. Pero España ha escapado a la fatalidad, gracias al sensible descenso de la rentabilidad de sus bonos, la reestructuración y recapitalización de su sector financiero, la rápida mejora de la competitividad de sus empresas y el aumento de las exportaciones. Los bancos españoles se están beneficiando del buen clima ya que en las últimas semanas han captado 10.000 millones de euros en deuda.  Las dudas, no obstante, no se han despejado del todo. Continuar reduciendo el déficit y apostando por la austeridad no provocará el crecimiento que necesita la economía del país para comenzar su recuperación. La gran prueba pasa por la emisión de deuda soberana, que el Tesoro ha estimado para este año en 120.000 millones de euros. Si las agencias de calificación rebajasen la nota-país, dadas esas necesidades financieras, probablemente el rescate fuera la única opción.

Más ambicioso  en su análisis (por abarcar el conjunto de la Eurozona) se mostraba WSJ, que titulaba “Aumenta la confianza en Europa, pese a la debilidad de su economía”. Aunque se acumulan los indicios de que los mercados financieros sienten que la crisis de la zona euro se está disipando, la fragilidad de la economía real sugiere que sólo se trata de una remisión. Entre las señales positivas, las más importantes tienen que ver con los bonos de España e Italia, con una caída en su rentabilidad prolongada durante seis meses. Los apremiantes temores de una catastrófica disolución del euro han desaparecido. Pero el optimismo en los mercados financieros aún no se ha visto correspondido con una recuperación en las economías del bloque. Alemania anunció una caída anualizada de 2% del Producto Interno Bruto en el cuarto trimestre, mientras que los motivos subyacentes de la crisis europea tampoco han desaparecido. La producción industrial en la zona euro cayó 3,7% en noviembre  en la tasa interanual. 

Volviendo a España, la semana se cierra con una entrevista realizada por el  rotativo alemán ‘Die Welt’  al ministro de Economía español Luis de Guindos, del que señalan como una de sus grandes tareas la reestructuración del sector bancario de España. De Guindos apunta al último trimestre de este año como el punto de inflexión en el que el país volverá a crecer, al menos intertrimestralmente, gracias a “la reducción del endeudamiento del Estado”, algo que “facilitará el acceso al crédito en los mercados internacionales de las empresas españolas”. El ministro defiende el saneamiento del sector financiero y la liberalización del mercado laboral, necesaria para ganar en competitividad y que ya ha dado sus primeros frutos, con el desplazamiento de la producción de dos modelos de Ford y Renault, y cree que lo peor ya ha quedado atrás. Imagen

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s