Análisis Masscom: el caso Bárcenas, un escándalo local de dimensiones globales

 

Durante la última semana, los diarios más importantes del mundo han prestado mucha atención al ‘escándalo Bárcenas’, dedicando espacio a la crónica de los hechos, pero también reflexionando sobre su impacto sobre la imagen y la economía de España.

El lunes, FT informaba de la reacción de Mariano Rajoy a las acusaciones de financiación ilegal de su partido. “Es todo falso, no estoy en la política por dinero. Nunca he recibido dinero no declararado”, declaraba el presidente  el sábado anterior, tras el encuentro de la cúpula del PP en su sede de la calle Génova, que estuvo ‘cercada’ por cientos de manifestantes que pedían la dimisión del actual presidente español. Rajoy anunció que haría públicas sus declaraciones de la renta de los últimos años, además de proseguir con la investigación interna sobre la actuación de Luis Bárcenas. El extesorero negaba por su parte la veracidad de las cuentas publicadas por ‘El País’, una excusa que no convenció a los 650.000 (el número ascendería a lo largo de la seama) firmantes de la petición ‘online’ para que Mariano Rajoy presentase su dimisión. ‘Le Monde’  dedicaba ese mismo día tres artículos a esa declaración, aludiendo también a las palabras del jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba quien, tras escuchar al presidente del gobierno, reclamó su dimisión “porque no puede hacer frente a la situación tan grave que atraviesa España”.                  

‘Rajoy en crisis’ fue el título del editorial de FT sobre el escándalo. La crisis desatada en el PP no podría haber estallado “en un peor momento”, según el diario británico, justo cuando los españoles tienen  que padecer la mayor tasa de desempleo de su historia y soportar draconianos recortes. Es necesario que el gobierno vaya hasta el fondo del asunto, proseguía el editorial, pero para ello no basta con una investigación interna del partido, ni con que quienes estén bajo sospecha presenten sus declaraciones de la renta porque, de haber existido esos pagos en negro, lógicamente se habrían relaizado de espaldas a Hacienda. Es imprescindible, concluía FT, que se inicie una investigación independiente, que aclare la veracidad de las acusaciones y depure responsabilidades en un país en el que la sospecha se extiende desde la monarquía hasta la esfera judicial.

Algo de aire cogía Rajoy el martes. En el alemán FAZ destacaba  de su visita a Alemania la denfensa que de él realizó Angela Merkel. La canciller alemana salió al paso de las acusaciones recibidas por el presidente español de haberse beneficiado de pagos en negro declarando que entre ellos “existe una relación de absoluta confianza”. Al gobierno de Rajoy hay que agradecerle, siempre según Merkel, sus esfuerzos por combatir el desempleo y aplicar unas reformas estructurales que merecen un “gran respeto y admiración”, y que se mostrarán efectivas con el tiempo. Ese mismo día, sin embargo, las consecuencias del escándalo comenzaron a notarse en los mercados. ‘La tormenta Rajoy explota sobre los bonos españoles’, titulaba FT la noticia en la que informaba del impacto del caso Bárcenas sobre el bono a diez años, que se disparaba 23 puntos, hasta alcanzar una rentabilidad del 5,44%. Más allá de España, la inestabilidad política del país pasaba factura a las bolsas asiáticas, con pérdidas en los índices Hang Seng (-2,00%) y Nikei (-1.9%), además de caídas más moderadas en Yakarta (-0,6%) y Mumbai (-0,5%).  Levantando acta del impacto global del ‘affaire’ español, Commonwealth Bank of Australia emitiía un comunicado en el que afirmaba: “El calendario económico estará dictado por lo que suceda en Roma y especialmente en Madrid durante los próximos días”.

‘The Economist’ aborda en su edición semanal el escándalo por partida doble. En un primer artículo  titulan ‘Gobierno de España: otro golpe’, que abren ironizando sobre las palabras de Rajoy “Nunca he recibido pagos en negro”. Desgraciadamente para él y para el resto de la cúpula de su partido, las publicaciones de ‘El País’ y ‘El Mundo’ apuntan lo contrario: que en el PP había ha fluido el dinero ‘en B’ durante casi veinte años, durante la gestión de Luis Bárcenas de la tesorería de la organización. Gran parte de los donativos que se distribuían entre los dirigentes populares (Rajoy se habría embolsado 25.000 euros al año durante una década) procedían de grandes constructoras, que a su vez han jugado un papel crucial en la gestación de la burbuja inmobiliaria cuyo estallido ha abocado al país al desastre. ¿Provocará el escándalo la caída del gobierno de Rajoy? Por delante tiene tres años de legislatura, y una cómoda mayoría absoluta. La justicia española es, además, muy lenta. Pero el gran problema es “que los españoles han perdido el respeto a sus políticos”: el 96% de la población piensa que muchos de sus representantes han cobrado sobornos. Con escándalos como el del PP, el de CiU o el de Urdangarín, el lema de los indignados “no nos representan” tiene hoy más vigencia que nunca. ‘España: preguntas incómodas para Rajoy’ es el título del segundo artículo. El presidente español, apunta ‘The Economist’, tiene que enfrentarse a cuestiones muy incómodas: aun dando por buena su declaración de inocencia, ¿por qué se mantuvo junto a Luis Bárcenas, apoyándole personal y económicamente, cuando éste ya estaba siendo investigado por la justicia? El líder del PP tiene que hacer más por restaurar la confianza en el gobierno, poniendo en marcha una investigación independiente que esclarezca los hechos, pese a que no sea un hábito muy español. Si no lo hace, tanto su partido como la oposición podrían ser barridos por una ola de “populismo enojado”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Análisis, Resúmenes de prensa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s